La fibra es un gran aliado contra el síndrome metabólico

La fibra es un gran aliado contra el síndrome metabólico

La fibra dietaria puede ayudar a reducir el colesterol, prevenir el estreñimiento y mejorar la digestión. La recomendación diaria es de 35g después de los 18 años tanto de fibra soluble como insoluble. Aquí te damos unas recomendaciones para incrementar tu ingesta.

Empieza tu día con granos enteros. Los cereales y panes con granos enteros son una excelente fuente de fibra. Entre ellos la avena hace un excelente desayuno que además de los beneficios de la fibra ya mencionados nos proporciona energía de larga duración.

Fruta fresca. Además de hacer una excelente colación, lagunas frutas son fuente de fibra natural. Peras y manzanas con cáscara, frutos rojos, moras, zarzamoras e higos son de las mejores opciónes para llevar.

Come tus vegetales. Corazones de alcachofa, legumbres, espinacas, maíz, brócoli y pimientos son altos en fibra. Incorpora más de tus comidas como omelette, sándwiches, pastas, pizza y sopas.

Frutos secos. Arándanos, pasitas, manzanas deshidratadas, orejones de chabacano, almendras, nueces, pepitas y cacahuates son una excelente botana RICA EN FIBRA!

Leguminosas – Frijoles, soya y habas son una fuente de fibra y proteína vegetal que te ayudarán a mejorar tu salud cardiovascular. Consume media taza al día de estos maravillosos alimentos.

Semillas. La semilla de chía y la linaza son dos semillas que han demostrado ser la cereza del pastel de cualquier platillo saludable. Su alto contenido de fibra las hace ideales para combinar con un buen coctel de fruta.

El uso de suplementos alimenticios ricos en fibra también son de gran ayuda en el camino de incrementar la ingesta en poco volumen de comida. Los suplementos nos ayudan a complementar nuestra alimentación con los nutrientes que nos hacen falta debido a una dieta incorrecta.