¿Cómo saber cuántas porciones debo comer al día?

¿Cómo saber cuántas porciones debo comer al día?

Para lograr una alimentación saludable, es indispensable que conozcamos lo que es una porción y el tamaño de la misma. Al respecto la nutrióloga y educadora en diabetes Alejandra Espinosa nos aclara las siguientes confusiones:

Porción: Es la cantidad de comida que nosotros elegimos para comer en un platillo (por ejemplo, porción de carne). Ya sea en un restaurante, de un paquete de comida o en su propia cocina, la porción está 100% bajo nuestro control y responsabilidad.

Porción saludable: Es la cantidad de un alimento en particular (por ejemplo, cereales) que se recomienda consumir al día con la finalidad de mantener un control calórico y cubrir nuestras necesidades nutricionales del día.

Tamaño de la porción: Es la cantidad de comida que aparece en la etiqueta de información nutricional de un producto. Así que todos los valores nutricionales que se ven en la etiqueta son para el tamaño de la porción que el mismo fabricante sugiere en el envase. El tamaño de porción sugerido en el empaque no significa que sea el mas o menos saludable o el recomendado para cubrir nuestros requerimientos.

Una vez que entendemos la diferencia, es más fácil determinar la cantidad de porciones de alimentos a servir y más fácil de enseñar a los niños la diferencia entre los dos.

La comprensión de las porciones saludables, señala la experta, puede ser difícil por estas razones:

1. Muchos de nosotros no sabemos lo que es una porción saludable.
2. Los restaurantes ofrecen comidas extras como pan, papas fritas y otros aperitivos que añaden calorías adicionales, sodio y grasa, pero carecen de cualquier beneficio nutricional.
3. Algunas comidas tienen porciones que son suficiente para dos o más personas.
4. Muchos alimentos y bebidas industrializados tienen un precio más bajo, pero envasados en tamaños más grandes para vender más.

Alejandra Espinosa además nos ayuda a conocer el tamaño ideal de las porciones de los siguientes alimentos, que dicho sea de paso, son aquellos que forman parte de la dieta diaria de las familias mexicanas:

1 rebanada de pan
½ taza de arroz o pasta (cocinada)
1 trozo pequeño de fruta (manzanas que son muy grandes equivalen a 2 porciones)
1 rodaja de melón
¾ taza de jugo de fruta
1 taza de leche o yogur
2 rebanadas queso (aproximadamente del alto de una ficha de dominó y largo de dos dedos)
30g de carne, pollo o pescado (aproximadamente del tamaño de una baraja de cartas)